ATENCION: SI AL ENTRAR AQUÍ VES LOS TEXTOS EN UNA LETRA CURSIVA HORRIBLE Y DIFICIL DE LEER, ACTUALIZA LA PAGINA DANDOLE A INICIO O A F5

lunes, 29 de abril de 2013

CARNE ENCEBOLLADA

 

   Ultimo lunes del mes: Reto Tïa Alia. Y cuando Carmen propuso como receta salada, la carne encebollada y leí como la hacía Alia, pensé que ya la tenía publicada, porque es una carne que hago habitualmente. Mi madre lo llama filetes encebollados, y la elaboración es idéntica, así que revisé todas las entradas de carne que tengo publicadas y me llevé una alegría al ver que aún no estaba en mi repertorio.
   Como siempre participar en el Reto de Tía Alia, es un placer porque invita a preparar recetas de siempre o bien aprendes medidas de las que no habías oído hablar en tu vida. En cualquier caso Carmen es un sol y da gusto visitarla, así que os dejo con nuestra receta familiar  ;]


    Ponemos en una olla, cazuela, fussion cook, lo que queramos,  un chorrete de aceite de oliva virgen a calentar. Picamos en juliana [tiras finas] dos cebollas grandes y las ponemos a rehogar en el aceite. Añadimos dos dientes de ajo cortados a láminas y una hoja de laurel. Cuando esté todo mezclado ponemos los filetes de ternera cortados finos [yo pongo 3 por persona] salpimentamos y dejamos sellar los filetes. Cuando han cambiado de color, ponemos medio vaso de vino blanco y un poco de agua.  Depende de la cantidad de filetes que vais a hacer, si es para dos personas con 6 filetes y el medio vaso de vino blanco está listo; si vais a hacer muchos más tendréis que poner más líquido, de forma que quede un fondo, sin que llegue a cubrir, de forma que la carne pueda cocerse, sin que quede después caldo excesivo.

   Cerramos nuestra olla y dejamos cocer unos 10 minutos si es olla a presión, hasta que queden los filetes blandos. Si es cazuela normal, deberéis dejar cocer unos 20 minutos, vigilando que no se sequen. 
   En fussión cook, menú carne y despresurizamos manualmente.




viernes, 26 de abril de 2013

PAN MILAGRO. PAN CASERO PARA PRINCIPIANTES.

   
  
    Aunque ya tengo publicado una barra de pan básico que es un pan de lo más normalito, y un pan de soda irlandés que no necesita levados, el día que conocí en el blog de Webos fritos este pan milagro, realmente me pareció una receta ideal y perfecta para aquellos a los que les da miedo o pereza hacer pan.
   Es el colmo de la sencillez, tardas 5 minutos en prepararlo y meterlo en el horno, no necesita nada supuestamente raro ni complicado [tipo masas madre, levados, etc] que son esas palabrejas que suelen echar para atrás a la gente que quiere empezar a probar a hacer pan en casa.
   Yo sigo reconociendo que lo de la masa madre me da nosequé, aunque mi amiga Salomé de Bloc de recetas, siempre me dice que no es para tanto y me anima a probarlo, de hecho alguna vez me he envalentonado y le he metido mano a la dichosa masa, pero es que ella es una hacha de los panes, hace verdaderas maravillas.


   En fin, para los que como yo, un día se atrevió a empezar con el pan sin mayor pretensión que desayunar una rebanada tostada con aceite, está esta maravilla de pan. Lo podéis hacer completamente a mano, aunque yo he empezado amasando en mi robot con la pala para masas. Lo único imprescindible, es tener un molde tipo pirex o cerámica, de tamaño mediano y con tapa.


   Ponemos en el vaso de la amasadora 310 g de harina de fuerza, hacemos un hueco en el centro y le desmigamos 15 g de levadura fresca. Vertemos encima 20 ml de aceite de oliva y 175 ml de agua templada.
   Empezamos a amasar con el robot, a velocidad media-baja unos 2-3 minutos, hasta que se unan todos los ingredientes y empiecen a tomar formar. Entonces añadimos una cucharadita pequeña de sal y continuamos amasando hasta que veamos que está formada una bola de masa.
    La sacamos del bol, la ponemos en la mesa para trabajarla un poco a mano [esta parte es un gustazo] y cuando le hayamos dado unas cuantas vueltas, cogemos un molde de pirex de esos que tienen también la tapa de cristal, lo pintamos con una gota de aceite por toda su base, ponemos la masa en el centro, también la pincelamos con otro poquito de aceite, espolvoreamos un poco de harina [con ayuda de un colador] y le hacemos unos cortes con un cuchillo bien bien afilado.
   Ponemos la tapa de cristal, introducimos en el horno {QUE TODAVÍA NO HEMOS ENCENDIDO, NI PRECALENTADO. ESTA FRIO} durante 40 minutos a 220º.



   Veréis como conforme se va calentando el horno, empieza el levado del pan y pasado los 40 minutos, sacamos del horno y dejamos enfriar en una rejilla, obtendréis una hogaza de  475 g monísima y con una miga estupenda. 


martes, 23 de abril de 2013

CROQUETAS DE SETAS


   Hace unos días, fuimos a comer a un restaurante en Jimena de la Fra., un pueblo cercano de la sierra gaditana, al que no vamos nunca precisamente por eso, por ser de los alrededores. Tendemos a querer ver las cosas lejanas y se nos pasan sitios que están más a la mano [es como cuando nos empeñamos en viajar al extranjero] dando por hecho que por estar a media hora, podemos ir en cualquier momento. Y cuando vas, ves extranjeros allí, gente haciendo fotos con unos paisajes chulísimos de fondo y dices, anda mira! y lo tenía al lado.
    En fin, que por recomendación de un compañero de trabajo, fuimos a comer a un restaurante llamado El Ventorrillero, donde nos recibió un tipo muy particular conocido como "el Vivi". Tengo que decir que el restaurante me encantó, es super acogedor y me sorprendió lo concurrido que estaba. Se ve que yo era la única de por aquí que no lo conocía O_O, es conveniente reservar porque aquello se llenó en cerocoma, y en todo el rato que estuvimos allí, no paraba de entrar gente. Os puedo decir que había una mesa de japoneses, y los de la mesa del al lado, oímos decir cuando pagaban la cuenta, que venían desde Sevilla. Imaginaos mi sorpresa.  
   Todo esto no tendría ningún sentido si no os dijera ahora que la comida fue lo mejor, evidentemente. Todo lo que comimos me pareció delicioso y eso que no fuimos nosotros los que elegimos la comida. Como os lo digo. El Vivi, se cogió una silla, se sentó con nosotros y nos dijo lo que le iba a poner a los niños. Nos pareció bien a todos y entonces nos preguntó si a nosotros nos gustaban las setas, al contestar que sí, nos ofreció tres platos, yo quité uno que no me apetecía, me lo cambió por otro y listo. Así, sin más.
    Al terminar de comer pedimos la cuenta, se acerca el tipo, se sienta con nosotros, saca un bolígrafo y se pone a dibujar una libreta en el mantel de papel y dentro hace la cuenta. Yo estaba alucinando, porque a pesar de tener manteles de papel, el restaurante es muy chulo por dentro, rústico pero bien decorado [claro ahora entiendo el porqué de los manteles] y es cuando piensas que te van a clavar. No me gustan nada los sitios sin carta, sin saber precios. Pues bien, comimos los cuatro por menos de 50 euros y una comida de calidad y en cantidad suficiente para no comer ni postre. Espero volver.


    Lo primero que comimos fueron unas croquetas de setas, las mejores croquetas que he probado en mi vida. Una semana después ya estaba intentado reproducirlas y no son las mismas, pero os aconsejo que las probéis, están riquísimas.

   Ponemos a calentar dos cucharadas de aceite de oliva, añadimos una cucharadita de mantequilla. Picamos una cebolla en cuadritos muy pequeños y la añadimos a la sartén, mientras picamos también lo más pequeño que podamos 150 g de setas frescas lavadas y bien escurridas y la ponemos junto con la cebolla cuando está esté pochada [no dorada], salpimentamos y le damos vueltas durantes unos cinco minutos. 
   Pasado ese tiempo ponemos 300 ml de leche y una cucharadita de bovril. Cuando la leche arranque a hervir, cogemos un puñado de harina de trigo y se la vamos poniendo poco a poco con la mano izquierda, mientras con la derecha seguimos moviendo con la cuchara de madera, a fin de integrarlo todo bien y empezar a espesar nuestra bechamel sin que salgan grumos. Cuando acabemos con este puñado, ponemos un poco más, poco a poco. La masa de las croquetas estará lista, cuando al pasar la cuchara por el fondo se despegue sin dejar rastro.

   La dejamos enfriar completamente en una fuente. Después con ayuda de una cuchara, vamos haciendo las croquetas al tamaño y de la forma deseada, las pasamos por huevo batido y pan rallado. Después freimos en abundante aceite de oliva bien caliente. Dejamos escurrir en un plato con un papel de cocina.   Yo las serví acompañadas de alioli de la tita. No dejéis de probarlas!




viernes, 19 de abril de 2013

TARTA DE HOJALDRE LUISA

   

  Luisa {SR2} es la que me dió esta receta. Y me la dió después de que me probara un trozo de la que ella llevó al trabajo y me quedara totalmente enamorada de ella [de la tarta digo], aunque Luisa de por sí es un encanto de persona. Es por eso que la he bautizado con su nombre y aunque podáis pensar que es normal que me gustara la tarta porque es de hojaldre, tengo que decir que me llamó especialmente la atención su relleno, una espesota crema de almendras que tenéis que probar.
   Tengo que decir que el mismo día que la hice yo, la ví publicada en el blog de Loli Aprendo en la cocina así que igual es una receta que ya conocéis muchos, Luisa por ejemplo la sacó de un libro. En fin, para los que no la habéis visto antes, os animo a probarla, la tenéis hecha en menos de una hora y para mí es una merienda diferente y deliciosa.


  Encendemos el horno a 180º calor arriba y abajo.
  Nos hacen falta dos láminas de hojaldre. Extendemos una de ellas sobre un papel vegetal y lo disponemos en una bandeja de horno.
  En un bol ponemos un huevo, 125 g de almendra molida, 25 g de almendra picada, 150 g de azúcar, 50 g de mantequilla y una cucharada de esencia de vainilla. Batimos con la batidora, hasta que nos quede una pasta espesa. La volcamos sobre el hojaldre y extendemos con ayuda de una lengua de cocina o espátula, hasta dejar una capa homogénea, sin llegar a los bordes.
   Tapamos con la otra lámina de hojadre y cerramos con ayuda de un tenedor, como si fuera una empanadilla. Pintamos con un huevo batido toda la superficie, después pinchamos varias veces [si lo hacemos al revés taparemos los agujeritos con el huevo ;] y espolvoreamos por encima más almendra picada y azúcar moreno. 
   Horneamos durante unos 30 minutos o hasta que esté dorada, depende de vuestro horno.
  

martes, 16 de abril de 2013

MONTADITO DE BERENJENA Y SALMOREJO


   Tito está de aniversario. En su blog Complicaciones las justas, podéis ver una diversidad considerable de entradas, eso sí, normalmente no puedes dejar comentario. Pero ha organizado un concurso para celebrar que ya lleva un año con este blog, y ha abierto la veda, así que todo el mundo como loco diciéndole cositas.
    La temática del susodicho concurso son los montaditos y yo tratándose de mi amigo Tito, me tiro en plancha [a pesar de que el tío no ha dicho ni cual es el premio] y como yo mucha gente, que lo apreciamos un montón porque.... bueno porque sí, porque es Tito y es genial. Así que ya sabéis, para apuntarse al concurso pincha el logo.


   Este montadito, va especialmente dedicado desde el sur, a todos los blogueros cocineros que van a votar para elegir al ganador ;] 


   Como montadito que es, tiene 3 partes: el pan, rodajas de berenjena frita y salmorejo en plan mini. Queda monisimo de presentar y la mezcla de sabor es espectacular. Simplemente tenéis que probarlo.

   Primero lavamos una berenjena y la cortamos en rodajitas no muy gruesas. La introducimos en agua con sal durante media hora. Después escurrimos bien, enjuagamos y la cubrimos con leche [es un truco que aprendí hace tiempo para que al freírlas no se empapen en aceite, quedan crujientes y nada aceitosas]. Las dejaremos en la leche hasta que las vayamos a hacer.


   Para preparar el salmorejo, ponemos en el vaso de la batidora dos tomates {bien maduros y rojos,  lavados, pelados y espachurrados para quitarles todo el líquido que podamos} un diente de ajo, medio pimiento {entreverado, de esos que son medio rojos medio verdes} un trozo de pan duro, un poco de sal, 200 ml de aceite y 100 ml de vinagre. {Estas cantidades son aproximadas, dependerá de como os guste de fuerte el salmorejo, podéis ir añadiendo más vinagre, o aceite o sal}   Batimos bien con la batidora y dejamos reposar. 
   Aparte hervimos un huevo y picamos una loncha gordita de jamón serrano. Reservamos.

   Escurrimos la berenjena, secamos con papel de cocina, salamos ligeramente por ambas caras, enharinamos y procedemos a freír en abundante aceite bien caliente, que iremos poniendo en papel absorbente.

   Por último, para proceder al montaje de nuestros montaditos, tostamos unas rebanadas de pan de molde. Las cortamos con un cortante circular, disponemos encima una rodaja de berenjena frita, una cucharada del salmorejo y un poco de huevo y jamón picados.


   ¿Os ha gustado? Pues si lo probáis ya me contaréis!

viernes, 12 de abril de 2013

CHOCOBIZCOCHO DE JUANA

 

    Ya sabéis que soy una enganchada al chocolate. Os recuerdo que hice hasta un concurso donde esta era la temática, de hecho si pincháis en este enlace, podréis volver a ver todas las recetas participantes. He hecho muchas de esas recetas, la ganadora por ejemplo la usé para la tarta huerto en fondant.
    Pero no me canso, sigo probando todo lo que veo o al menos lo voy guardando en pendientes, aunque hay veces que la tentación es tan grande, que no dejo pasar ni un día. Esto fue lo que me pasó cuando vi el bizcocho de mi amiga Juana. Lo publicó un día y justo al día siguiente tuve la suerte de que me invitaran a una merienda ;]
     Ella lo bautizó como el pastel de Anabel y yo,  como se lo he copiado a ella lo he rebautizado [espero que no le importe]


     Lo que me llamó especialmente la atención de este bizcocho, aparte de su color chocolate negro potente [que no es lo mismo que cuando un pastel tiene color colacao] es que se hacía con café. Y para los reticentes, os diré que no solo no sabe a café, sino que esto hace que se potencie el sabor a choco.

   En fin, me gustó muchísimo esta receta, así que agradezco a Juana habérmela enseñado y a Anabel que se la enseñara a ella. Y vamos a seguir enseñándola y espero que probándola mucha gente.


   Ponemos el horno a precalentar a 180º. 

  Vertemos en el bol de nuestra batidora,  375 gr de harina bizcochona, o bien harina normal con una cucharadita de levadura,  500 gr de azúcar, 1 cucharadita de extracto de vainilla, 75 gr de cacao puro en polvo [yo uso Valor],  2 cucharaditas de bicarbonato de soda tamizado [hay que tamizar para que no se queden pegotes, que después darían sabor salado], 200 gr de mantequilla ablandada unos segundos en el microondas,  250 ml de queso batido 0% marca Hacendado [en la receta original pone yogurt],  3 huevos grandes 250 ml de café hirviendo [para que  se active el bicarbonato y la mantequilla se deshaga completamente].
   
   Batimos todo muy bien hasta que quede una masa suave, la volcamos en un molde engrasado. Bajamos la temperatura del horno a 160º, introducimos nuestro molde dentro y dejamos hornear unos 50-60 minutos. Ya sabéis, pinchamos en el centro y cuando salga seco, está listo.  Tened en cuenta que es un bizcocho que sube mucho durante el horneado y que no debéis llenar el molde demasiado para que no se desborde.


   Cuando esté listo, sacamos del horno, dejamos enfriar en el molde y cubrimos con una ganaché de chocolate blanco, que haremos calentando 100 ml de nata y cuando arranque a hervir, ponemos 200 g de chocolate blanco.  Desleimos completamente con ayuda de unas varillas de mano y lo ponemos encima de nuestro bizcocho, cuando todavía está caliente. Como era para una merienda infantil, lo terminé de decorar poniendo gominolas, pero mirad el interior ¿os gusta? 




martes, 9 de abril de 2013

YOGURT DE FRESA SIN YOGURTERA. SUPERMEGAFÁCIL


   Recuerdo que mi madre tuvo una yogurtera. También recuerdo que la conclusión final fue negativa, que no le merecía la pena. Me acuerdo perfectamente del sabor de aquellos yogures y reconozco, que mucho no me gustaban la verdad.
    El caso es que imagino que será por eso, nunca he tenido la necesidad de comprarme una yogurtera y eso que normalmente "necesito" cualquier cacharro para la cocina que se enchufe [o no], pero hace unos días fui a coger en el super, postres de fresa de esos pro-active. No pone por ningún sitio que sea yogurt y la consistencia que tienen es super cremosa, tanto, que parece queso batido. Ja! dicho y hecho.
    Esta que os traigo hoy, no es una receta en sí. Es una forma de comer un postre más espeso que un batido y más ligero que un yogurt, sin usar nada más que la batidora, 0% grasas y sin ningún colorante, aditivo ni nada raro. 


   Cogemos una tarrina de queso batido 0% de 500g [el mio marca Hacendado de Mercadona] la pasamos a un bol, ponemos una cucharada de azúcar, lavamos 5 fresas, le quitamos lo verde y la añadimos al queso. Batimos y listo.

   Vamos, os puedo decir que se tarda más en ponerle la tapita a los tarros para la foto, que en tomar un postre sano y light. Además yo lo hice de fresa, pero el próximo será de plátano o manzana. Os animais?

sábado, 6 de abril de 2013

TRUFA DE CHOCOLATE



    Hoy os dejo una receta básica. No tiene fotos atractivas y es de esas entradas que no tendrá demasiado éxito, `pero como cualquier básico, sí que es de esas recetas que conviene tener guardadas a buen recaudo.

    Sirve para rellenos, como cobertura y suele hacer las delicias de cualquier aficionado al chocolate. Hay básicos más complicados [que hay que tener igualmente], pero este en concreto es súper fácil, lo único que tenéis que tener en cuenta, es que hay que ser previsores y hacerlo el día antes.


   Ponemos en un cazo 500 ml de nata para montar [con al menos 35% de materia grasa] con 50 g de azúcar, lo ponemos al fuego y mezclamos bien. Cuando empiece a hervir, retiramos del fuego y le añadimos una tableta de chocolate negro de cobertura troceada [yo uso Nestlé postres] mezclamos con unas varillas hasta que se derrita, si el calor residual no fuera suficiente para terminar de derretirlo, lo ponemos un poco más al fuego y acabaremos de mezclarlo bien hasta que se deshaga del todo. Dejamos templar y lo metemos en la nevera hasta el día siguiente, mínimo 24 horas.
  Cuando vayamos a usarlo, lo ponemos en el robot y montamos con unas varillas como si fuera sólo nata.

miércoles, 3 de abril de 2013

POLLO AL CURRY CON CHAMPIÑONES

   
   Hace unos días estuve en un vivero y mientras miraba las plantas aromáticas [compré romero, tomillo limonero y un chile] descubrí una que me dejó pasmada. Resulta que me pongo a tocar cada planta de las que no conozco por su aspecto, y por el olor adivino de qué se trata. Bueno, pues toqué una que no había visto nunca y por más que la olía no conseguía saber cual era. Conocía ese olor pero no lo terminaba de identificar. Cuando miré la etiqueta resultó que era curry.


  Siempre había pensado que el curry era una mezcla de especias, no una planta como tal. He buscado el proceso de conversión de esas hojas verdes, a polvo amarillo y de momento no lo he encontrado, aunque imagino que consistirá en dejarlas secar y luego pulverizar. El caso es que el olor se me quedó metido en la pituitaria y por más que me lavé las manos al llegar a casa e incluso después de desmaquillarme, yo seguía oliendo a curry.
  De ahí que me quedara antojada y dos días después estaba haciendo esta receta de pollo, sencillísima y rápida. 



   Ponemos un par de cucharadas de aceite de oliva a calentar en una cazuela. Echamos una cebolla pequeña picada, cuando transparente agregamos medio kg de champiñones frescos limpios y troceados. Rehogamos durante cinco minutos y entonces añadimos dos pechugas de pollo cortadas en cuadritos no muy grandes. Salpimentamos y mezclamos todo.


   Cuando la pechuga ya esté blanca, echamos 50 ml de vino blanco y volvemos a dejar unos minutos cocer hasta que se evapore el alcohol, entonces ponemos 1 cucharadita colmada de curry y 200 ml de leche evaporada [o nata si pasáis del engorde]. Bajamos el fuego a la mitad y lo dejamos cocer así, a fuego lento unos 5 minutos. Servimos acompañado de arroz integral o basmati.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...